Skip to main content

Jóvenes Conductores: El Camino Hacia La Seguridad

Los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte de los jóvenes entre 15 y 24 años en los países miembro de la OCDE y muchos de la CEMT. Sólo la OCDE calcula que unos 25.000 jóvenes mueren en colisiones cada año. En muchos países, entre el 20% y el 30% del total de colisiones con consecuencias fatales tienen como protagonista a un conductor joven. Por cada joven muerto en carretera, la estadística indica que otros 1,3 mueren en la misma colisión. Por ello, los conductores jóvenes suponen un riesgo superior al de otros conductores, tanto para sí mismos como para sus pasajeros y para los restantes usuarios de la carretera. Este hecho repercute económicamente sobre los ciudadanos, sus familias y la sociedad. El presente informe brinda una visión general del problema que supone el riesgo de los conductores jóvenes, sus causas principales y las opciones particulares para combatirlo. Los altos niveles de riesgo de este grupo de edad es la consecuencia de combinar los factores experiencia y edad. Además, los niveles de colisiones y muertes aumentan considerablemente entre los hombres jóvenes. No existe una solución única. El objetivo debe ser reducir las colisiones de los conductores jóvenes a través de una combinación de medidas protectivas aplicadas sobre el proceso de obtención del carné de conducir, aprendizaje y métodos de enseñanza, aplicación efectiva de las leyes, educación y comunicación, así como tecnología. Estas acciones necesitan liderazgo y compromiso, así como una comprensión clara de los costes y beneficios de luchar contra este mal.

Share/Save